Anonimos

Hoy, una señora con muletas me pidió que le ayudara a subir unos escalones. Me ofrecí gustosamente. Justo al llegar arriba soltó las muletas. Me arrebató el maletín del portátil y se dió a la fuga. Intenté alcanzarla, pero corría más que yo.