El "Vochol"

Fue elaborado por dos familias formadas por ocho indígenas huicholes donde transformaron un Volskwagen Sedán en una obra de arte con millones de cuentas de colores.

Imágenes de la cultura huichol y siete meses de arduo trabajo, pero sobre todo mucha creatividad, los diseños que conforman esta obra de arte son del artesano Francisco Bautista, jefe de una de las familias huichol, el reflejo de una “profunda simbología” que los liga a su “pasado y presente” indígena, ya que hacen alusión a sus deidades como el poderoso peyote, el Dios Sol, la Diosa del Maíz, en los costados del auto por ejemplo están plasmamos el ojo de Dios, que representa la geografía del pueblo, con cinco puntos cardinales.